Cobertura de tratamientos de fertilización asistida

Cobertura de tratamientos de fertilización asistida

La reproducción asistida – o, como se la conoce comúnmente, fertilización asistida – es el conjunto de procedimientos o técnicas que se hacen con asistencia médica para lograr un embarazo.

La ley reconoce dos tipos de tratamientos de reproducción asistida:

  • Los de baja complejidad: son los tratamientos en los que la unión del óvulo y espermatozoide se lleva adelante en el cuerpo de la mujer. Éstos comprenden: la inducción de ovulación, la estimulación ovárica, el desencadenamiento de la ovulación y la inseminación intrauterina, intracervical o intravaginal. La inseminación puede ser realizada con semen de la pareja de la mujer o de un donante.
  • Los de alta complejidad: son los tratamientos en los que la unión entre óvulo y espermatozoide se produce fuera del cuerpo de la mujer. Éstos incluyen: la fecundación in vitro, la inyección intracitoplasmática de espermatozoide, la criopreservación de ovocitos y embriones, la donación de ovocitos y de embriones y la vitrificación de tejidos reproductivos.

A partir de la sanción de la Ley 26.862, las obras sociales y las prepagas tienen la obligación de cubrir los tratamientos de reproducción asistida de sus afiliados mayores de 18 años. La cobertura comprende, de acuerdo a la normativa reglamentaria, hasta 4 tratamientos de baja complejidad y hasta 3 tratamientos de alta complejidad al año.

Cuando una obra social o prepaga no permite el pleno ejercicio del derecho de sus afiliados a procrear y formar una familia, se puede iniciar una acción de amparo ante un Juez, para que ordene a dicha institución el cumplimiento efectivo de la ley.